Bicarbonato Potásico Ver más grande

¡Disponible sólo en Internet!

Bicarbonato Potásico

Nuevo

Bicarbonato Potásico Alimentario. 600 gr

(Peso total: 700 gr.)

Más detalles

Disponible

9,35 €

Más

BICARBONATO POTÁSICO ALIMENTARIO


AGRICULTURA: Fungicida y abono foliar

Investigaciones recientes llevadas a cabo en Estados Unidos, y también las experiencias en nuestra propia finca de Pontevedra, plantada de viñedos y frutales, nos han llevado a reconocer la extraordinaria eficacia del bicarbonato (sódico y potásico) en la lucha contra el mildiu, el oídio, la botritis, la alternaria, así como también contra la enfermedad denominada "mancha negra", que afecta habitualmente a los rosales.

El bicarbonato, combinado para la fumigación con aceite de neem, resulta un tratamiento ecológico muy efectivo, como sustitución de los tratamientos tradicionales, basados en cobres y sulfatos. La combinación de neem más bicarbonato no sólo será eficaz contra enfermedades fúngicas, sino también contra plagas de insectos, como pulgones, mosca blanca o araña roja, dadas las reconocidas propiedades de la azadiractina para combatir este tipo de problemas.

Según nuestras propias experiencias, tanto el bicarbonato sódico (usado habitualmente contra la acidez de estómago), como el potásico, son muy efectivos en la lucha contra los hongos que afectan a las plantas. Por lo que consideramos extremadamente importante la adición de bicarbonato a la fumigación. Sin embargo, el bicarbonato potásico tiene la ventaja de que es absorbido por la planta como un nutriente más, actuando como fertilizante foliar, y no dejando, por lo tanto, residuos en el terreno.

Beneficios del potasio para las plantas:

• Mejora la tolerancia de las plantas a las heladas. El potasio ayuda a mantener una pared celular gruesa, así como incrementar la concentración de electrolitos en la célula. Esto ayuda a la planta a incrementar su resistencia a heladas.

• Incrementa la resistencia de las plantas contra enfermedades. El potasio elimina la acumulación de pequeñas cadenas de carbohidratos y de nitrógeno no proteico, los cuales son medios de cultivo para bacterias, hongos, nemátodos y virus.

• El nitrato de potasio aumenta la tolerancia a sequías, ya que promueve establecimiento y crecimiento del sistema radical que permite una mayor absorción de agua del suelo, así como su retención en la planta en forma óptima.

APLICACIÓN COMO FUNGICIDA ECOLÓGICO

- Añadir de 3 a 5 ml de emulsionante(*) por cada litro de agua, se mezcla bien y a continuación se añade de 3 a 5 ml de aceite puro de neem por cada litro de agua y se vuelve a mezclar.

(*) Cualquier jabón líquido comprado en el supermercado puede servir como emulsionante, aunque es preferible un jabón líquido lo más natural posible. En nuestro catálogo, se puede adquirir jabón potásico líquido, de fabricación artesanal en base a aceite de oliva. No sólo facilitará la solubilidad del aceite de neem, sino que favorecerá la eliminación de los insectos dañinos.

- A continuación, disolver entre 2 y 3 gramos de bicarbonato potásico, por litro de agua, en un cubo. Añadirlo a la mezcla de neem más emulsionante, y ya estará listo para fumigar.

Aunque no sean las mismas unidades, serviría el mismo vaso medidor. Por ejemplo, si a diez litros de agua se le añaden 50 ml de aceite de neem, en el mismo vaso se medirían unos 30 gr de bicarbonato.

Nota: Para 1 litro de aceite de neem se necesitarán 600 gramos de bicarbonato potásico. Con un rendimiento para 200 litros de agua.

- Como prevención, efectuar una pulverización cada 15 ó 20 días, dependiendo de la humedad de la zona. Evitar las horas de mayor insolación.

- Para controlar plagas ya presentes. Aplicar la pulverización cada 4 ó 5 días, hasta la completa eliminación de la plaga, y después volver a la periodicidad normal.


ENOLOGÍA: Regulación de la acidez en vinos y mostos

El bicarbonato potásico actúa en dos tiempos:

- Neutralizando la acidez de manera inmediata. 100g de bicarbonato por hectolitro de vino producen una bajada de la acidez total de 0,5 g/l en ácido sulfúrico (0,76 g/l en ácido tartárcio) y un aumento del pH del vino.
- En el transcurso de las semanas siguientes, la precipitación de cremor tártaro elimina de nuevo ácido tartárico y provoca una disminución suplementaria de la acidez.

En total, 100g de bicarbonato potásico por hl de vino disminuyen la acidez total entre 0,6 y 0,8 g H2SO4/l (entre 0,9 y 1,2 g de ácido tartárico/l) según los vinos.


ACUARIOS: Regulador del KH y PH

El bicarbonato potásico (KHCO3) actúa de la siguiente manera:
- Sube el KH (por el HCO3), por lo que si sube el KH subirá el pH.
- El GH se mantiene intacto.
- Aumenta el potasio (K+), que es un abono imprescindible para las plantas.


COMPOSICIÓN: Bicarbonato Potásico (KHCO3).
PRESENTACIÓN: Paquete de 600 gramos.


Paquete de 600 gr. Bicarbonato Potásico ....... 9,35 € (IVA incl.)